(Caracas, 10 de noviembre. Arepa). Días atrás, el periodista y conductor del programa español Salvados, Jordi Évole, llegó a Venezuela para realizar una entrevista a Nicolás Maduro. Évole no solo debió esperar por el mandatario venezolano 30 horas, sino que además, a Maduro “no le gustó la entrevista” y se quejó en plena cadena nacional.

Las razones por las cuales a Maduro no le habría gustado la entrevista, fueron expuestas por el mismo periodista. Quien a través de una entrevista ofrecida para el programa Globo 24, indicó que el mandatario venezolano se sorprendió al ver un material audiovisual, realizado días antes en Caracas, sobre la precariedad en la que viven y se quejan los ciudadanos.

“Antes de la entrevista a Maduro estuvimos recorriendo Caracas, hablamos con muchas personas y entre ellas hubo un señor que se quejó por no conseguir un broncodilatador que le permite vivir, y no lo consigue porque hay escasez de medicamentos”, apuntó el periodista.

Évole indicó, que Maduro al ver las reacciones ciudadanas habría tomado actitudes defensivas. “Por eso al ver los vídeos, pensaría que era un descaro mostrar la realidad y por eso dijo las cosas que dijo”.

Maduro, luego de que el periodista le efectuara la entrevista, catalogó el hecho como si estuviese en un interrogatorio en una cárcel.  Sobre esto, el periodista aseveró que no consideró que la entrevista fuese tan dura, de hecho Maduro habría contestado todas sus preguntas. 

Con respecto a la espera de 30 horas, Évole lo tomó bien y de hecho se echó a reír cuando le preguntaron que era una espera bastante larga. Sin embargo acotó que había descansado, hasta lograr el encuentro con jefe de estado venezolano.

ACÁ FRAGMENTOS DE LA ENTREVISTA:

 

 



Dejanos tus comentarios

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here