Algunas decisiones clave en emprendimientos conjuntos con firmas extranjeras se han ido demorando. Los tanqueros varados van en aumento porque nadie gestiona los pagos por temor a ser acusado ​de irregularidades más tarde. Los empleados luchan para obtener la aprobación de gastos como taxis o cursos de capacitación.

Foto: Pdvsa

La más reciente cruzada anticorrupción en Venezuela, que según sus críticos ha servido al presidente Nicolás Maduro para consolidar su poder, está generando un pánico que paraliza a parte de la petrolera estatal PDVSA y su filial en Estados Unidos, Citgo Petroleum, según entrevistas con casi dos docenas de fuentes internas y vinculadas a la firma.

La purga, que ha dejado tras las rejas a decenas de ejecutivos, representa un riesgo para las operaciones de la nación miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que ya está produciendo a niveles mínimos en casi 30 años.

LOS ÚLTIMOS PROBLEMAS QUE ENFRENTA PETRÓLEOS DE VENEZUELA (PDVSA), QUE ALGUNA VEZ ESTUVO ENTRE LOS LÍDERES MUNDIALES DE LA INDUSTRIA, PODRÍAN ACENTUAR AÚN MÁS EL CAOS ECONÓMICO QUE PADECE LA OTRORA PRÓSPERA NACIÓN CARIBEÑA, SUMIDA EN UNA PROFUNDA RECESIÓN, UNA INFLACIÓN VORAZ Y UNA TASA RÉCORD DE CRIMINALIDAD.

Muchos de los detenidos aún no han sido reemplazados en sus cargos y la empresa parece desmoronarse en medio de una fuga de cerebros y la falta de personal calificado. Los ejecutivos que aún quedan no quieren proceder, por temor a que luego sean responsabilizados por alguna irregularidad.

“En PDVSA nadie se atreve a firmar nada. Ni una tarjeta de Navidad”, dijo un ejecutivo de una empresa conjunta entre PDVSA y una firma extranjera en la vasta Faja del Orinoco, que pidió permanecer en el anonimato.

El comentario fue respaldado en entrevistas con unos 20 trabajadores, actuales y antiguos de PDVSA, ejecutivos de firmas extranjeras, operadores y clientes de la petrolera. Los testigos observan que un clima de temor ha invadido la empresa y ha congelado la toma de decisiones.

La parálisis empeora dificultades como las crecientes deudas, la escasez de equipos, los robos desenfrenados y la crónica falta de inversión. El Ministerio de Petróleo de Venezuela y PDVSA no respondieron a las solicitudes de información.

 

via



Dejanos tus comentarios

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here