Adelantar las elecciones presidenciales para abril de este año es la estrategia principal del gobierno de Nicolás Maduro ante la situación que vive el país. 

Se presume que la crisis económica, política y social podría empeorar para finales de 2018, fecha en la que tradicionalmente se celebraban los comicios, así reseñó La Verdad.

La hiperinflación, a falta de medicinas y los altos precio de los alimentos es el día a día del venezolano y también una carrera contra el tiempo para el chavismo.

“Las perspectivas económicas son muy malas. El país entró en un proceso de deterioro muy agresivo de todos los indicadores que, además, van a empeorar. Mientras más tarde se hagan las elecciones más difícil lo va a tener el gobierno”, explicó a BBC Mundo Carmen Beatriz Fernández, consultora política de la empresa Datastrategia.



Dejanos tus comentarios

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here