La diáspora venezolana es el factor por el que muchas familias ya no están juntas, pasan meses e incluso años antes de que padres e hijos, hermanos o parejas puedan reunirse de nuevo.

Un ejemplo de ellos es esta familia, la joven en el exterior llevaba largo tiempo sin ver a su madre, el reencuentro entre ambas será un momento que seguramente ellas jamás podrán borrar de sus memorias.

No todas las familias pueden reencontrarse, pero ellas tuvieron esta oportunidad de sorprender a la emigrante venezolana, cuando entra a una habitación la alegría surge espontáneamente y lo único que alcanza a gritar es “¡mamá!”.

Resulta conmovedor que cómo una familia vuelve a unirse, las lágrimas brotan como cuando se dio la separación, es –tal vez- el momento más esperado para quienes recurren a otras tierras en busca de un futuro mejor.



Dejanos tus comentarios

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here